Una serie de vulnerabilidades encontradas en dispositivos Samsung permiten a ciberdelincuentes tomar el control de los teléfonos y espiar a sus dueños.